jueves, 2 de febrero de 2017

Selección Fotomontajes

Foto-composición, foto-montajes, ediciones con varias fotografías, collage... hay muchas formas de llamarlo, algunos consideran que esto no es fotografía, a mi me da igual, es arte, y yo hago ARTE, por encima de todo... © Todas las imágenes tienen derechos de autor, no usar sin permiso.

FOTOMONTAJES 2017:


Casi todos mis montajes están realizados con fotografías propias.













FOTOMONTAJES 2016 Y 2015:



Los dos de arriba pertenecen al "Proyecto Humo-Vanidad"













jueves, 21 de abril de 2016

Sesión Kleopatra


Sesión Kleopatra para BG Fotógrafos.
Modelo: Evita Bonald
Maquillaje y Estilismo: Marian Melchor
Compañeros fotografos: J.C.Melga fotografias y Jose Bermudez Aguilera

© Todas las fotografías tienen derechos de autor y de imagen, no usar sin permiso.


Recreando las orillas del Nilo lleno de plantas de papiro.

El río Nilo (النيل en árabe) es el mayor río de África y es considerado junto con el Amazonas el río más largo del mundo.
En la antigua lengua egipcia, el río era llamado Hapy (Ḥˁpī) o Iteru (itrw), que significa «río o canal»
El Nilo fue un elemento fundamental para el florecimiento de la civilización del Antiguo Egipto.
Papiro (del latín papyrus, y este del griego πάπυρος) es el nombre que recibe el soporte de escritura elaborado a partir de una planta acuática, muy común en el río Nilo, en Egipto, y en algunos lugares de la cuenca mediterránea, una hierba palustre de la familia de las ciperáceas, el Cyperus papyrus.
Fuente: Wikipedia.




Cleopatra Filopátor Nea Thea o Cleopatra VII, en griego: Κλεοπάτρα Φιλοπάτωρ (hacia 69 a. C.-30 a. C.) fue la última reina del Antiguo Egipto y de la dinastía ptolemaica, también llamada Lágida, fundada por Ptolomeo I Sóter, un general de Alejandro Magno. Fue la última del llamado Periodo helenístico de Egipto.


Cleopatra era probablemente hija de Cleopatra V Trifena y de Ptolomeo XII Auletes, de quien heredó el trono en el año 51 a. C., cuando tenía 18 años, junto con su hermano Ptolomeo XIII, de solo 12, quien sería además su esposo (hecho frecuente en los matrimonios regios ptolemaicos). A Cleopatra se le ha atribuido una belleza excepcional; sin embargo, grabados y dibujos hallados dan testimonio de que su encanto radicaba en su personalidad más que en su aspecto físico. 



Su vida y su trágica muerte, así como sus amores con los dos personajes romanos, Julio César y Marco Antonio, han servido de inspiración en todas las épocas a literatos, pintores, escultores y cineastas. En total, entre los años 1540 y 1905 se han escrito 200 obras de teatro, cinco óperas, cinco ballets, incluso uno de los cómics del popular Asterix el galo estaba dedicado a ella: Asterix y Cleopatra. Las obras literarias más famosas son Cleopatra y Marco Antonio (1606), de William Shakespeare, Todo por amor (1678), del autor teatral inglés John Dryden y César y Cleopatra (1901) de George Bernard Shaw.


Han realizado pinturas y esculturas sobre ella artistas como Giambattista Tiepolo y Jean-Baptiste Regnault. Los cineastas Méliès, Joseph L. Mankiewicz y Cecil B. De Mille le han dedicado películas. De Mille rodó su versión con Claudette Colbert en 1934, y Mankiewicz rodó en 1963 la famosa y polémica superproducción Cleopatra, protagonizada por Elizabeth Taylor y con Richard Burton en el papel de Marco Antonio. También en 1972, Charlton Heston dirigió y protagonizó Marco Antonio y Cleopatra. Otra película más moderna, y menos ambiciosa, fue protagonizada por la actriz chilena Leonor Varela.



El vestido femenino se mantuvo similar durante casi tres mil años, modificado sólo en algunos detalles. Las mujeres llevaban la falda larga y con la cintura muy alta, como un vestido largo y ceñido, de una pieza, sujeto con dos tirantes, que a veces eran anchos y les cubrían los senos. También llevaban una especie de capa corta cubriendo los hombros. La forma de colocarse las túnicas era muy variada, dando la impresión de constituir ropa diferente. A veces usaban una muselina muy fina, otras veces eran telas teñidas y pintadas, decoradas con diversos motivos que imitaban por ejemplo un plumaje como las alas de Isis. Las mujeres trabajadoras llevaban ropas más amplias, incluso algunas iban desnudas también.



En cuanto a las joyas, la preferencia de Egipto fue hacia el uso de colores brillantes, brillantes piedras y metales preciosos. Oro fue ganado en grandes cantidades en el desierto oriental de Egipto, pero también vino de Nubia, que durante siglos fue una colonia egipcia.
Por otra parte, la plata era rara y fue importada de Asia.
Las joyas eran grandes y pesadas, lo que parece denotar una influencia asiática. Los brazaletes eran también grandes. Las piedras más empleadas eran, además del lapislázuli, la cornalina, la turquesa, y los metales cobre, plata y oro, que era mucho más abundante. Era considerado carne de los dioses.













El uso de maquillaje siempre estuvo bien considerado, incluso tenían un mito explicando esta costumbre: Cuando Horus peleó contra su tío Seth perdió un ojo, por lo que inventó el maquillaje para restablecer la perfección de su belleza: el uso de productos cosméticos para reparar los desperfectos del tiempo o maquillar los accidentes de la vida son por lo tanto legítimos. Esto explica la gran variedad de productos como aceites, kohl, colirios, rojo para los labios y las mejillas, concebidos por los egipcios de la antigüedad y utilizados desde muy pronto: se han descubierto restos del siglo IV a. C., y más de 160 recetas que describen su elaboración, que dura a veces varios meses. Las tumbas contienen a menudo todo lo necesario para la belleza en una cesta: los frascos de ungüentos, la pintura, los aceites, kohl en tubos de caña, y espejos de bronce pulido.


Tengo que agradecer a Marian Melchor por su buen trabajo en maquillaje y estilismo, ya que ha sido posible recrear el antiguo egipto gracias a su inestimable ayuda.
La idea de esta sesión fue de la modelo Evita Bonald, una modelo muy versátil, con muchos registros y que interpreta a la perfección los personaje que recrea.




Los polvos fueron utilizados para blanquearse la piel de la cara. Dos tipos diferentes de máscaras se usaban para los ojos: una negra para dibujar el contorno y acentuar su forma de almendra, y otra verde para las pestañas y las cejas. Al aplastar la galena, los egipcios obtuvieron un tinte negro, en el que el tono variaba según fuese de fino el polvo: cuándo era reducida a polvo muy fino, el tinte era de un negro muy oscuro; si era aplastada con menos precisión, tenía reflejos metálicos. Con este polvo hacían el kohl. El maquillaje de ojos estaba hecho con malaquita, y usaban el ocre para conseguir el color rojo. 

Los egipcios fueron las personas de la antigüedad que practicaron más el arte del maquillaje, ningún otro pueblo lo ha usado tanto. Los productos cosméticos se comenzaron a usar para protegerse de los efectos del clima caliente y seco de Egipto. Así, el kohl protege y cuida de la conjuntivitis y los aceites perfumados sirvieron, y sirven todavía, para humedecer la piel y devolverle su flexibilidad.
Las uñas y las manos se pintaban también con alheña. Sólo las personas de baja condición usaban tatuajes.